<

Circuito turístico de la Puna, provincia de Jujuy

La Puna Jujeña es un vasto desierto de altura, ubicado al noroeste de la provincia de Jujuy y protegido por Coquena, el duende de las alturas. Esta inmensa geografía ocupa más del 50% de la provincia. Es un lugar sumido en tradiciones, fábulas y mitos, un lugar en donde el tiempo se hace elástico y en donde únicamente las horas transcurren entre ocaso y ocaso. La región determina la tranquila personalidad de sus habitantes.

La altura promedio de la región es de 3500 m.s.n.m. con una enorme amplitud térmica que oscila entre los -25°C y los 43°C. Es muy fresco por las noches y muy caluroso durante el día. Con esta altura y esta oscilación en la temperatura ambiente las condiciones de vida aquí son extremas y por ello quienes aquí habitan inventan métodos, rutinas y mágicas historias para poder sobrevivir. No es fácil vivir en un lugar con estas condiciones climáticas pero al parecer fue esto lo que ha tornado tan imaginativo al poblador puneño.

La Puna es una tierra de experiencias, cuenta Héctor Tizón que “allí se viven intensamente el silencio, la soledad, el desamparo”. Es un lugar único sobre la faz de la tierra, un lugar en donde uno puede andar horas y horas y no ver a nadie hasta que de un momento para el otro aparece a lo lejos un poblador zigzagueando en bicicleta por las desérticas rutas, el cual sonreirá tímidamente, mirará hacia abajo y continuará su camino. La gente que habita esta región es tímida pero si tienes la suerte de que te invite a tomar algo, te sorprenderás con los maravillosos secretos del desierto puneño, con las historias del gran Coquena, de la luz Mala o de los Enterramientos.

Entre sus atractivos cabe destacar los pueblos de Xavi, Misa Rumi, Casabindo, Susques, Casira y la ciudad de La Quiaca, el paso fronterizo con Bolivia. Hace ya varios años se desarrollan en el pueblo de Misa Rumi interesantes estudios sobre energía solar. Es allí donde trabaja actualmente la fundación EcoAndina.

Su peculiar geografía determina la inmensa variedad de paisajes que presenta la región, desde salinas y salaras hasta lagunas de altura y vastas planicies con escasa vegetación. Entre sus principales atractivos naturales cabe destacar el Monumento Natural Laguna de Pozuelos, las inmensas Salinas Grandes y las Lagunas de Vilama. Su geografía y la dureza de su clima determinan también la fauna y la flora del lugar.  La vegetación predominante es achaparrada y presenta adaptaciones especiales para sobrevivir durante la temporada seca tales como espinas y tallos que absorben la luz solar para adquirir energía adicional. En cuanto a los animales, los camélidos salvajes, como las vicuñas (Vicigna vicugna) y el guanaco (Lama guanucoide), son de los más abundantes. Las Vizcachas (Lagidium viscacia) son roedores que viven saltando entre los roquedales. Éstos roedores poseen una larga cola que los ayuda a mantener el equilibrio cuando corren a máxima velocidad escapando de depredadores como el Puma (Puma concolor), el Gato Andino (Leopardus jacobitus) y una gran variedad de águilas.  En las lagunas y ojos de agua encontramos una sorprendente cantidad de especies de aves acuáticas entre las que cabe destacar los flamencos, las garzas, los patos y las gallaretas. Son cientos las especies de aves que habitan la región y algunas, como el Picaflor Colorado (Oreotrochilus adela),  son tan especiales que viven en puntuales quebradas de arroyos y no es posible encontrarlos en el resto del país. En gran parte de las rocas, podemos encontrar líquenes  (son fascinantes asociaciones entre un hongo y un alga), que gracias al abrigo brindado por el hongo y a la energía obtenida de la fotosíntesis por parte del alga pueden sobrevivir en los climas más hostiles del planeta.

La manera más facil de acceder a la región de la Puna en Jujuy es tomar la RN 9 desde San Salvador de Jujuy en dirección norte, adentrándote en la Quebrada de Humahuaca. Debes doblar a la izquierda en la RN 52, camino a Purmamarca, atravesar la Cuesta de Lipán hasta llegar a Salinas Grandes. Otra alternativa es atravesar toda la Quebrada de Humahuaca hasta la localidad de Abra Pampa y tomar la RP 7, que a los pocos km se trifurca, convirtiéndose en la RP 11 y en la RP 71. Cualquiera de las tres rutas te conducirán a los diversos atractivos de la región.

Una de las celebraciones tradicionales es el “despedimiento”, es decir el momento en que un ser humano abandona este mundo para acceder a la vida celestial. En este día los familiares y amigos velan al difunto en una exótica ceremonia para luego enterrarlo con sus objetos preciados. Al mediodía se dirigen a la casa del difunto, buscan toda la ropa y se la llevan al río en donde la lavan arduamente y la dejan secar sobre piedras. Luego celebran en almuerzo entre llantos y risas. Tienden las prendas sobre una mesa y recuerdan todas las experiencias lindas y no tan lindas del difunto hasta la medianoche. En este momento eligen un joven que a caballo se lleva la ropa del difunto al medio del campo y la quema. Cuenta la leyenda que si la llama es muy fuerte, el difunto ha logrado llegar al mundo celestial, pero si costó prenderla y abundaba el humo eso significa que su alma seguirá en la tierra intentando resolver asuntos pendientes. Así mismo, si la llama es pequeña y amarillenta se entiende que pronto moriría un pariente joven. El quemador vuelve a la casa y cuenta la experiencia cerrando así la noche entre lamentos, gritos y palabras de bendición, para ayudar a atravesar el nuevo camino del alma del difunto.