<

Casabindo en la Puna, provincia de Jujuy

El pequeño pueblo de Casabindo, ubicado en el circuito de la Puna, en la provincia de Jujuy, es una de las primeras poblaciones hispánicas en la región y un lugar lleno de tradiciones. Se encuentra en el Depto. de Cochinoca a 120 km de la localidad de Abra Pampa. Es uno de esos místicos poblados de nuestro país. Su pobladores son principalemente agricultores de la quinua y la papa y dicen siempre estar a la espera de la fiesta de la Virgen del Rosario.

La simpleza de sus construcciones contraste con la brutalidad de la Iglesia de la Asunción, que justamente por ese motivo se la denomina “Catedral de la Puna“. Fue construida en el S XVIII y resalta por su construcción a base de pierda. Contiene pinturas de escuela cusqueña que datan del S XVIII. Ha sido declarada Monumento Histórico Nacional.

Una vez por año, los días 15 de Agosto de cada año, el pueblo se viste de alegria. La fiesta en celebración de la Asunción de la santísima Virgen María atrae la atención de todos los lugareños y turistas, que visitan el lugar para conocer esta tradición que tuvo una impresionante resonancia internacional cuando en el año 2007 el ganador del trofeo fue un francés que terminó internado de urgencia en el hospital de Tilcara, sonriente y con su premio bajo el brazo luego de haber sido lastimado por el temible Suri, un toro de alta estirpe.

¿Te imaginaste alguna vez estar parado frente a un toro que te mira a los ojos con una mezcla de tristeza, miedo y furia mientras deja escapar el aliento por sus fosas nasales levantando el polvo con su cabeza gacha y amenazante, apuntándote con sus cuernos, esperando a que hagas la primera jugada para quitarle la vincha, su vincha, la cual está dispuesto a proteger aunque le cueste la vida? Eso es más o menos la toreada de Casabindo, un lugar en donde puedes participar no solo como un simple espectador. Un lugar en donde a diferencia de los otros lugares del mundo, no se lastima al animal sino que por el contrario son los toreros quienes dan todo por ganar el trofeo, un trofeo que conceptualmente representa la aprobación de la Virgen de Casabindo por el honor y la valentía del guerrero que osó enfrentar al toro.

Es una demostración de valor ante la Virgen y no una ofensa contra la Pachamama lo que caracteriza este evento en un perdido y emblemático pueblo de la puna jujeña, al pie de la Iglesia en el campo de toreo.