<

Yavi en la Puna, provincia de Jujuy

Yavi es un pequeño poblado situado en el extremo noroeste de Argentina, a 15 km hacia el este de la ciudad fronteriza de La Quiaca. No obstante su cercanía a Bolivia no existe paso fronterizo por este pueblo. Yavi es un estímulo de sensaciones. En primer lugar, la soledad del retiro que inevitablemente desemboca en la melancolía. El tiempo que según los griegos todo lo devora, aquí no puede ni siquiera devorarse a sí mismo. Lo único que se mueve aquí son las hojas que el viento lleva de un lugar a otro. El color adobe de las casas se mimetiza con el marrón de los cerros, fundiéndose todos los objetos en un único elemento. Para sentir realmente la quietud de Yavi debes quedarte algunos días porque ¿crees que podrías llegar a conocer un lugar sin siquiera respirar el aire mientras duermes?

En el pueblo de Yavi y en sus alrededores se han encontrado varias pinturas rupestres entre las que cabe destacar las que se encuentran en “El Angosto” y en “El Abra”. La pintura representa la figura de un dios o héroe que está rodeado de animales (llamas, guanácos, vicuñas o incluso animales irreales). Estas pinturas datan de la época incáica y se podrían corresponder con el ingreso de esta cultura en el noroeste argentino. Para conocer estos lugares te recomendamos contratar un guía turístico que conozca la historia de las pinturas. Es necesario contar con vehículo propio para llegar o bien contratar un taxi o remis.

La cantidad impresionante de contenido histórico de este poblado, en conjunto con el museo, la iglesia y otro pequeño poblado llamado Yavi Chico, ubicado a sólo 6 km (donde yacen un museo y un hogar-escuela que vive de la agricultura) hacen de Yavi un verdadero destino turístico para conocer. Te recomendamos realizar el trekking hacia Yavi Chico, por un camino de ripio de fácil dificultad. También puedes llegar allí en vehículo propio.

En este pueblo yacía la casa del Marqués de Yavi y Tojo, título del gobernante de la región. El Marqués es el cargo que está por debajo del virreinato del Perú. Este marquesado fue el más grande de todo el Virreinato del Río de la Plata. El último Marqués, Juan José Feliciano Fernández Campero, se alzó en armas contra la corona española a favor de la nueva nación, entregando todas las riquezas del marquesado de Yavi a los aborígenes de la región. Se refugió en el mismo pueblo contra las represalias de la corona española. Finalmente sucumbió ante el ejército español pero su historia permanece reflejada en el museo, la iglesia, las calles y los túneles por donde sacaron el oro.

Para llegar hasta al pueblo de Yavi desde la Quiaca debes tomar la RP 5 en dirección al este. Debes recorrer 17 km por un camino de increíbles paisajes de altura en el que si tienes suerte podrás avistar algunos de los típicos animales de la puna jujeña. Para acceder al pueblo debes doblar a la izquierda cuando veas la señalización sobre la ruta.