<

Cerro Pollera en Yacoraite, Quebrada de Humahuaca, Jujuy

El Cerro Pollera se encuentra ubicado en la localidad de Yacoraite, a 7 km al norte de Huacalera, dentro de la Quebrada de Humahuaca. El río Yacoraite es uno de los afluentes del río Grande, principal río que surca la Quebrada de Humahuaca de norte a sur.

El mejor horario para vistar este atractivo natural es durante la mañana porque en este momento y debido a la posición del sol podrás distinguir claramente su baje roja y su cima amarilla. Es justamente esta partición intermedia lo que genera la apariencia de la forma de una pollera. La podrás apreciar desde la RN 9 aunque mejor sería si pudieses adentrarte en la Quebrada de Yacoraite. Los colores rojos y amarillos son parte de una cadena montañosa que se dirige hacia el norte, sur y oeste. En sus alrededores hay importantes cultivos que dan tonalidades verdes y violáceas en toda la base del Cerro Yacoraite.

Al fondo de esta impresionante formación rocosa, a 25km de la RN 9, se encuentra la escuela hogar de Yacoraite, que da albergue a niños de la Quebrada de Humahuaca que viven en las cercanías. Los niños y maestros se dedican al cultivo mientras realizan sus estudios durante el año.

Los últimos estudios geológicos demostraron que en este lugar hay una veta del mineral uranio. Esto ha generado graves conflictos socio-económicos en la región debido a la insistente intención de empresas mineras por extraer el mineral. Este fue el motivo de la creación de la sociedad amigos del medio ambiente en la ciudad turística de Tilcara, unidos contra la minería a Cielo Abierto Contaminante para evitar que se explote el yacimiento que podría contaminar los ríos y napas que proveen el agua potable a diversos pueblos de la Quebrada de Humahuaca. Un estudio realizado entre los años 1996 y 1997 por la Dra. en ciencias geológicas Alicia Kirschbaum ha demostrado que la minera El Alguilar, que se ubica en la cuenca alta del río Yacoraite desde hace ya varias décadas, ha contaminado las aguas del río Yacoraite, afluente del río Grande. Esto ha llenado de pesados minerales el agua que alimenta a varios de los pueblos de la Quebrada de Humahuaca.